¡A dieta pero ya!

Estoy a dieta, a régimen, lo estoy (me estoy autoconvenciendo así que no paro de decírmelo todos los días para no olvidarlo). Tengo que perder dos kilos antes del 27 de mayo, porque comiendo sin gluten también se engorda, y si no no me entra la falda para la boda.

Verduras salteadas con pecguga y jamón, todo sin gluten
Verduras salteadas con pecguga y jamón, todo sin gluten

No es mi boda, la de un primo. La de un primo de mi marido. Y la falda la compré para una ocación como ésta así que tengo que entrar bien. Mi dieta se basa en hacer 5 comidas al día. Nada de picar entre horas, que es mi pecado y sobre todo mucho verde y natural, poco alimento procesado. Verduras, ensaladas, carne y pescado a la plancha, fruta… es todo sin gluten así que resulta fácil, no creo que os esté descubriendo nada nuevo, porque adelgazar, sin gluten o no, requiere del mismo esfuerzo pero ¡lo estoy consiguiendo! No pico entre horas y ¡estoy perdiendo!

UNA DIETA, SIN GLUTEN O NO, REQUIERE DE FUERZA DE VOLUNTAD Y MENTALIZACIÓN

También me estoy aficionando al té verde. He cambiado el rojo y el negro por el verde. Y le pongo un poquito de jengibre, que dicen que también va bien para el adelgazamiento. Me noto mejor y no tan hinchada. No he comido dulces, ni quesos huntados, ni tostadas con sobrasada, ni fritos, ni patatas de bolsa, ni chuches, ni chocolates… Creo que me estoy portando bien, al menos me siento bien. Si al final esto de la dieta está más en la cabeza que en el estómago. Es fuerza de voluntad y mentalización.

Ensalada de frutas con almendras y pasas, todo sin gluten

Llegó un momento que no podía esconder la tripa para disimularla. Algo le habían pasado a mis músculos abdominales que han superado dos embrazos. No me respondían. Busqué en Youtube un programa de entrenamiento para afinar glúteos y trabajar el abdomen. Y después de tres días al menos la podía esconder. Los músculos del abdomen por fin me respondían y eso me hizo sentir bien. Así que en eso estoy, reduciendo mis ingestas, mis dulces y salados, grasas y fritos y haciendo mis 10 minutos de glúteos y otros 10 de abdomen.

Sandwich de tomate y pavo sin gluten

Creo que ahora mi cuerpo se ha relajado después de pasados 2 años del último embarazo y me ha salido la tripa. Mejor dicho, todo lo que engordo se me pone en la tripa, eso es. Antes era culona, todo se me ponía allí. Ahora sigo siendo culona y además tengo tripa, así que lo que me faltaba. ¡No me siento yo!  Es como si un extraterrestre se hubiera instalado en mi barriga. No la siento mía. Me hace sentir rara. No la reconozco. No me reconozco. Por eso necesito perder esos dos kilos, para volver a mi peso y volver a ser yo. La culona pero sin tripa. La de siempre. Aunque después de dos embarazos no sé si querer ser la de siempre será demasiado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *