Croquetas sin gluten de jamón y pollo

croquetas sin glutenNo renuncio a un buen vermú sin gluten. Lo hice en el pasado cuando salíamos por ahí a vermutear y yo me conformaba con unos pepinillos o moría al palo del plato de jamón y queso sin pan. Pero ahora no, ya no. Ya soy una celiaca con solera. Tengo expriencia y ya no me dejo amargar por algunas cosas como es un vermú.

NO ME DEJO SORPRENDER POR UN VERMÚ A TOPE DE GLUTEN

Soy precavida y trabajo con antelación como buena celiaca que soy. He aprendido hace poco a hacer croquetas sin gluten y no me dejo sorprender por un picoteo a tope de gluten. Las congelo y cuando toca la saco. Aprendí a hacerlas hace poco para los niños y se han convertido en mi básico. Y lo mejor de todo es que no me salen del todo mal.

No tengo controladas las cantidades. Lo hago todo a ojo. Así que voy a intentar más o menos daros las cantidades necesarias. Las hago de pollo y de merluza. A veces les pongo huevo duro y otras no. Es fácil hacerlas aunque os llevará un rato.

Normalmente aprovecho cuando hago pollo asado para hacer un muslo de más y hacer luego las croquetas.

INGREDIjamon y pollo sin glutenENTES

-Un muslo de pollo asado

-2 lonchas de jamón serrano

-Un poco más de medio vaso de leche

-Media cebolla mediana

-Dos cucharadas soperas de harina sin gluten (yo uso Beiker)

-Una pizca de sal

-Dos cucharada sopera de mantequilla

PARA REBOZAR

-Harina sin gluten

-Huevos

-Pan rallado sin gluten

ELABORACIÓN

Pica la cebolla y friela en la sartén con la cucharada de mantequilla. Cuando está dorada añade el muslo de pollo y el jamón a trocitos pequeños. Una vez hechos añade las dos cucharadas de harina y remueve un poco. Incorpora la leche poco a poco sin parar de remover hasta que se hace una masa. No dejes que se espese demasiado. Más o menos como si fuera un yogur. Extiende la masa en un recipiente para que se enfríe. Déjala unas horas en la nevera.

Una vez fría, corta y da forma a las croquetas. Enharinalas, pásalas por huevo y después por el pan rallado y a freír con aceite abundante y bien caliente. ¡Y a disfrutar de un buen vermú sin gluten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *