La aventura de salir a comer con niños y celiacos

cabraSi cuando eres celiaco salir a comer es difícil imagina cuando además de celiacos van niños. La cosa se complica. Y cuando haces una reserva para 10, entre los que van 4 niños, dos bebés, una celiaca y una intolerante a la lactosa no quiero ni pensar en lo que dirá el camarero cuando cuelgue el teléfono. Pues esta es “la banda” que fuimos a comer a la granja escuela de Selgua (Huesca) hace una par de semanas.

Niños y celiacos, todo hay que tenerlo en cuenta

Y es que cuando tienes niños tu vida cambia y los sitios a los que habitualmente ibas con tu pareja a cenar o a comer un sábado también. Cambia tu rutina, cambian tus horarios, tus comidas, tus viajes y tus restaurantes. No son ni mejores ni peores, son diferentes porque no sólo sales a comer, sales a pasar un buen día. Comer entre cabras y caballos no es un problema si la comida es sin gluten, es una gran experiencia para todos.caballos

La celiaquia sigue alli, mandando y ordenando donde hay que ir, pero ya no es lo único a tener en cuenta. Ahora buscamos sitios a los que ir a comer en los que todos disfrutemos, tanto niños como mayores. Tanto celiacos como no celiacos. Ya no somos dos, somos cuatro y todos tenemos que estar a gusto y pasarlo bien.

Granja-escuela en Selgua (Huesca) para celiacos y no celiacos

Como su nombre indica la Granja-Escuela de Selgua es una granja en la que los nicaracolesños pueden ver de cerca algunos animales domésticos como caballos, cabras, pavos reales, gallinas, conejos… Además hay una zona de juegos con una colchoneta que les encanta y mucho espacio para correr y estar en plena naturaleza.

La granja disponde de un restaurante con porche exterior que cuando llega el buen tiempo te permite comer al aire libre. Dicen que se llena y que hay que reservar con tiempo paellapara poder comer a partir de primavera.

Paella y carne, todo sin gluten

El menú se compone de paella y carne a la brasa, aunque si quieres incluir alguna cosa más se puede. Nosotros comimos unos caracoles riquísimos. Además la paella puede ser de lo que tú quieras, incluso de bogabante. Y en cuanto a los postres ¡hay hasta tarta de queso sin gluten!

Salir a comer para nosotros se ha convertido en toda una aventura y con niños pequeños merece la pena buscar sitios como éste en el que todos, mayores y pequeños, podamos disfrutar de la tranquilidad y la comida sin gluten.

ENLACES RELACIONADOS

ASÍ CLASIFICAMOS LOS RESTAURANTES LOS CELIACOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *