¿Soy una “malamadre” si no leo el WhatsApp?

Hay veces que hay que parar y tomarse un momento de relax para recapacitar y evitar que las cosas te afecten más de lo necesario. El estrés no es buen consejero para nada así que esta mañana he decidido parar y qué mejor lugar para pensar que una cafetería de esas con estilo y detalle como la cafetería Nolasco, que dicho sea de paso, no tenían nada sin gluten para desayunar.

¡Harta del grupo del WhatsApp de mamás!

El caso es que estoy harta del WhatsApp. Y concretamente del grupo de las mamás del cole. ¡Más de cien mensajes en dos horas es demasiado! ¿No se puede hablar de las cosas a la entrada o a la salida del cole? ¿No se pueden colgar los anuncios e informaciones en el tablón de anuncios que tenemos en la puerta del aula? Pues parece que no, que todo se tiene que hablar y debatir a través del WhatsApp. Cuando nos vemos a la puerta de clase para dejar a los niños el debate o la conversación de cientos de mensajes parece que no ha existido. Nadie dice nada. Y a las nueve y un minuto vuelve la vorágine de mensajes al móvil.

Cientos de mensajes… ¿Esto queremos para nuestros hijos?

Estoy alucinando con esta actitud. ¿Esto es lo que queremos para nuestros hijos? ¿No podemos hablar las cosas como personas normales sin avasallar con los WhatsApp? Estoy valorando si la rara soy yo. Si es que soy una asocial, una antipática o una “malamadre” por no aguantar esta situación. A mí me gusta hablar en persona y sobre todo conocer y saber quién es la persona a la que me dirijo, porque en este caso nadie se conoce por el nombre si no por ser la “mamá de”. En el WhatsApp aparecen nuestros nombre de pila, así que realmente no sabemos quién dice qué pero ahí todas opinando.

Sin escuchar opiniones

La información verdaderamente importante, para la que se creó el grupo se pierde entre cientos y cientos de mensajes sin sentido que se cruzan siete u ocho madres de 25 que somos en total. De estas siete u ocho, la mitad son las que llevan la voz cantante o que tiran del grupo para todo y al final te cansas de escribir y de oponerte a algunas cosas porque no escuchan ni respetan las opiniones contrarias a lo que proponen.

¿Debo decir a todo que si? ¿Soy una “malamadre”?

Si no dices nada todo sigue adelante. ¿Pero ésta es una buena solución? Es una solución, si, pero ¿buena? ¿Debo dejarme llevar y decir a todo que si aunque esté totalmente opuesta a las decisiones que se toman y sobre todo a la forma de tomarlas a través del WhatsApp? ¿Debo comulgar con ruedas de molino por mi hijo? ¿Soy una “malamadre” por opinar así y oponerme a esta situación? Parece ser que si.

 

 

2 thoughts on “¿Soy una “malamadre” si no leo el WhatsApp?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *