El brindis de las cenas sin gluten

Tras diez meses sin pisar un restaurante más allá de las 8 de la tarde, llegó la hora de salir a cenar y retomar las citas gastronómicas con mis amigas. Es algo que no se puede perder pase lo que pase. 
Habíamos trasladado estos encuentro a un horario matinal de forma temporal, pero esto ya se acabó. Elegimos uno de los restaurantes a los que éramos más asiduas, el Baobab, y no fallamos. Además hacía tanto que no íbamos que había muchas novedades en la carta.
EL BRINDIS DEL REENCUENTRO NOCTURNO
Lo primero primerísimo el brindis del reencuentro nocturno. Se me ponen los pelos
de punta y todo porque este momento era importante, al menos para mí.
Después de tener un hijo, superar los cambios de rutina, el cansancio y
el sueño (éste último aún continúa pero no debe ser un impedimento) y
otras novedades en mi vida, volver a cenar con mis amigas fuera de casa
era un momento que añoraba.
Y ENTONCES LLEGÓ LA COMIDA
Primero unas alcachofas rellenas con
cebolla caramelizada y boletus y un Carpaccio de calabacín al centro
para compartir. Después pedí un Rolls Rawyce, es decir unos rollos de
pepino rellenos de queso y nueces de macadamia
. Todo, todo riquísimo.
DE POSTRE LA COPA CHIA
De postre la copa Chia, semillas de chia en leche de coco y almendras. Para no haber probado la Chia no me disgustó. Al contrario. 
Con esta cena he podido sacar algunas conclusiones. Primero que el paladar no lo he perdido. Que comer sin gluten no es un impedimento para seguir disfrutando de una buena gastronomía y que pase lo que pase tengo que seguir con esta rutina: disfrutar de los buenos momentos, degustando platos exquisistos en compañía de las mejores amigas.

ENLACES RELACIONADOS

Celiacos si no se puede salir a cenar… se sale a desayunar

3 thoughts on “El brindis de las cenas sin gluten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *