Convertida a la celiaquia

He de reconocer que mi transformación a persona celiaca como tal se está completando. Porque a mi parecer uno no es celiaco completo, del todo, al 100×100 hasta que las cosas que cocina sin gluten y una gran parte de lo que come fuera y otra gran parte de los productos envasados que compra le gustan. Pero le gustan porque le saben bien no por obligación de que esto es lo que hay.
LA FASE “TODO ME GUSTA Y NO ENTIENDO QUE A LOS DEMÁS NO”
Pues yo estoy en esta fase de que casi todo me gusta, las masas me gustan (casi todas) y cuando cocino en casa sólo me gusta a mí y no entiendo como no les puede gustar al resto. Me pasó con la empanada. Cuando la hice con Margarita la probó y me dijo que me la congelara para mí. Y cuando la hice yo en casa nadie quiso. “Es que la masa es un poco pesada…”. Y yo encantada oye. Me la guardé para mí, la congelé y la fui sacando a trocitos. 
Me pasa con las magdalenas. Me parecieron riquísimas pero al resto como que no les ilusionaron mucho. Y cuando hago bizcocho se lo comen pero siempre piden que la próxima vez haga uno con gluten. 

3 AÑOS COMIENDOS SIN GLUTEN
El caso es que después de casi 3 años de diagnóstico me declaro convertida a la celiaquía. Mi gusto y mi paladar ya son celiacos. Una cosas es ser celiaco y otra que te guste comer sin gluten. Y yo ya no noto mucho la diferencia entre unas masas con y sin gluten y tengo que preguntar ¿de verdad se nota mucho la diferencia?

A lo que no me he convertido todavía es al pan sin gluten. En eso aún me cuesta y me costará, al menos de momento, aunque espero que ese momento no sea muy largo. 

ENLACES RELACIONADOS

3 thoughts on “Convertida a la celiaquia

  1. Poco a poco. Cada celiaco vive sus fases en un orden propio. Al menos eso creo. Respecto al pan…eso ya es otra cosa… Echaré un vistazo a tu blog. Suerte con la transformación celiaca!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *