Historias de una celiaca embarazada: Qué regalar a una embarazada

¿Qué regalar a una embarazada, celiaca o no? Ahora más que nunca, no se si por el embarazo o por qué, valoro muchísimo los pequeños detalles, porque son los que realmente dan la felicidad. A mí por lo menos me la están dando en este momento de mi vida. Ya sean pequeños postres sin gluten (como el roscón de Noelia) o pequeños regalos sin gluten (como el primer regalo como mamá celiaca que me envió Cristina desde Berlín). Son detalles que me hacen feliz poco a poco. A sorbitos. Y de forma continuada.

PAC ÚLTIMOS MESES

Así que si no sabes qué regalar a una embarazada piensa en ella. En lo que le gustaría recibir de tí y en lo que necesita. Por ejemplo el pac “últimos meses” que me ha enviado María desde Londres. Una buenísima idea que me ha encantado para regalar a una embarazada.

El pac está compuesto por una botellita de agua con filtro para eliminar impurezas y poderla llevar de paseo contigo en el bolso. Porque embarazada se tiene muuuucha sed. Un botecito de cacao para los labios con color, porque se resecan mucho y gel de aceite y limón para cuidar la piel, que en el embarazo aparecen las estrías y la celulitis y hay que tener mucho cuidado.

UN CALZADOR EXRA LARGO

Otro regalo que me ha servido mucho es este calzador de tamaño extra. Ya sabéis que al final una no se puede agachar con tanta facilidad para ponerse y atarse los zapatos. Así que este calzador me salva todas las mañanas de partirme los riñones y de estrujar al bebé. Me lo ha regalado mi pareja, aunque no se si lo ha hecho pensando en mí o en él. Ya sabéis…

Otro pequeño detalle es el primer juguete de Bruno que me ha regalado Silvia, una amiga celiaca que ayer anunció que también está embarazada. Es un pequeño regalo que al ser el primero se convierte en un gran regalo. 

LOS PRÉSTAMOS SON MUY IMPORTANTES

Entre estos pequeños detalles están también los préstamos. Que ayudan y mucho en estos momentos en los que los gastos se disparan todo lo que quieres y más. Como por ejemplo el peto que me ha dejado Noelia, otras ropas y accesorios de mis hermanas, la bañera con cambiador de Laura, el protector para conducir de la otra Laura, el babycook de Bea… Todo lo que venga de préstamo es bienvenido en mi casa.

Y otro tipo de regalos que me dan un sorbito más de felicidad es cuando se trata de cosas que las han hecho ellos mismos como los vinilos que está diseñando Irene para la habitación de Bruno, el cuadro que ha pintado Carmen con sólo 10 años o el juguete de madera que me va a hacer María, una artista del bricolaje.

EL VALOR ECONÓMICO DE UN REGALO NO ES LOS QUE IMPORTA

Con esto os quiero decir que hay muchas veces que el valor económico de un regalo no significa más que otro más sencillo pero cargado de valor sentimental. Este periodo embarazoso que estoy viviendo me está enseñando muchas cosas. Me ha dado muchas lecciones. Y más que lecciones me ha hecho darme cuenta de la realidad. No sé explicar el porqué, no se si son las hormonas, pero creo que este momento te hace cribar, vivir a tope y seleccionar lo mejor de tí y lo que es mejor para tí siempre pensando en tí. 




ENLACES RELACIONADOS
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *