Sobreviviendo a las vacaciones sin gluten

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

Si he sobrevivido estos dos días
a Salamanca creo que sobreviviré a la celiaquia el resto de mi vida.
Vamos que
no creo que mi vida a partir de ahora dependa del gluten. O del gluten free. O
de la dieta sin gluten. O como lo quieras llamar… Madre mía! ¡Qué dos días! ¡Un peligro continuo!
 
¿EL GLUTEN ESTÁ EN LA PATATA?
Menos mal que sólo han sido un
par de días. ¿Cómo puede ser que en una ciudad plagada de estudiantes y
turistas no sepan lo que es un celiaco?
He hecho tres comidas en la ciudad y
a cual más desesperante. Una en la Rua Mayor de
Salamanca, en la calle principal de la zona histórica que está plagada de
restaurantes, terrazas, bares de tapas… ¿Pues no me pregunta el camarero si el
gluten está en la patata?
Me decido por una ensaladilla y un filete a la
plancha con patatas sin postre. Acabo envenenada por la contaminación cruzada
de las patatas fritas. Definitivamente creo que el camarero tenía razón en su
pregunta, y por supuesto me convenzo a mí misma de que a partir de ahora las
patatas llevan gluten.
Cena en otro restaurante. El camarero pregunta “¿el gluten en que alimentos se encuentra?” Estoy tan cansada porque no
he parado en todo el día que no me importa nada. Ya no me molesto en explicarle
lo que es el gluten, lo que lleva y no lleva, ni donde está. Sólo quiero comer y
que me dejen en paz. Al final guisantes con jamón y pechugas a la plancha.
HASTA LAS ENSALADAS SON PELIGROSAS
Al día siguiente desayuno un té y
un melocotón. Llego a la comida con un hambre voraz. Nos decidimos por un
Mcdonalds para ir a lo seguro con una hamburguesa sin gluten. Pedimos dos
ensaladas sin gluten. Cuando llego a la mesa me doy cuenta que una lleva
picatostes y la otra cebolla frita. ¡No me lo puedo creer! ¿Otra vez? Lo siento
pero Salamanca me he llegado a desesperar.
¿TAN DIFÍCIL ES ENTENDER A UN CELIACO?
¿De verdad es tan difícil? ¿De
verdad es tan complicado entender que la harina tiene gluten y que si la toca
se contamina el alimento? ¿De verdad es tan complicado poner un poco de interés
y sobre todo amabilidad? En fin… Que aún me quedan vacaciones por delante y no
voy a permitir que dos días me las amarguen. Adiós Salamanca… ¡Bienvenidas vacaciones!
ENLACES RELACIONADOS


10 thoughts on “Sobreviviendo a las vacaciones sin gluten

  1. Ay, de verdad, en Triana, en Sevilla, tampoco hay nada sin gluten, todas las tapitas son de fritos, sobre todo el pescado, pero sí que hay conciencia… En Almagro si no hubiera sido por Valdeolivos, igual 🙁 Menos mal que en Toscana, donde voy ahora, sí que hay bastantes sitios donde puedo comer… Ánimo!

  2. yo ya cuando como fuera de casa, pocas veces digo lo del gluten, porque estoy harta de que nadie sepa lo que es, o que se las de de que saben lo que es y de verdad no lo sepan.
    asi que directamente tomo ensaladas y pollo a la plancha, evito las patatas y cualquier cosa
    pero la verdad es que te entiendo, porque yo muchas veces me desespero! me entran ganas de llorar y tirar la toalla
    por eso prefiero viajar con apartamentos y cocinarme yo

  3. El año pasado en IslaAntilla, nos paró una relaciones públicas de una arrocería y yo le pregunté qué podía ofrecernos sin gluten para mi hijo celiaco y dijo:"Uf, pues nada, porque como el arroz tiene gluten…" Sin palabras… Le dije, "no, el arroz no tiene gluten, deberíais informaros sobre el tema" y evidentemente no comimos allí.
    Justo al lado había un 100 Montaditos y entramos a tomar algo. Dije que íbamos con un celiaco y abrieron una bolsa nueva de patatas, y pedí un "montadito" de jamón sin el pan. En la cocina, la chica se cambió de guantes, limpió las tijeras para abrir un paquete nuevo de jamón, y puso tres lonchas en un plato. No hizo falta explicar más.

    Hay de todo, a ver si conseguimos que cada vez haya menos "desinformados"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *