Celiaquia y otras compañías

Nunca las desgracias vienen
solas. Y aunque tener celiaquia no sea una desgracia, a mi no me llegó sola. Me
llegó de la mano de la intolerancia a la lactosa.
Después, cuando fui al alergólogo
y me pusieron aquella batería de probatinas en la espalda aparecieron la alergia al anisakis y al níquel. Por aquel entonces tenía un sarpullido desde hacía
tiempo en los codos. Me picaba mucho y el médico de cabecera me dio una crema
con cortisona para aliviarla.
CELIAQUIA Y DERMATITIS HERPETIFORME
Pero conforme me ponía más la
crema, antes volvía el sarpullido. El alergólogo me dijo que era la dermatitis
herpetiforme
(diagnosticada a simple vista porque es el dermatólogo al que le compete), y según tengo entendido es
la dermatitis que va asociada a la celiaquia y la ingesta de gluten
. Pero yo no
la relacionaba con eso. De hecho ahora hace ya mucho tiempo que no tengo nada
de nada y no es que coma menos gluten, porque no como nada nunca. Yo la
asociaba más a mi estado emocional y anímico o a las defensas
. Si estaba
agobiada, estresada o de bajón me salía. Pero nada que ver con si comía gluten
o no. No sé si a alguien más le ha pasado esto. Si sabe si esta dermatitis puede
aparecer y desaparecer así sin más y volver dentro de un año, o no volver nunca.
“PA MI GENIO” …
Y por si esto fuera poco ahora
tengo un esguince en una rodilla.
Que no tiene nada que ver con la celiaquia y las
otras alergias pero que también ha llegado. Alguien me ha echado un mal de ojo
porque esto no es normal. La verdad es que esto de la rodilla lo llevo muy mal.
“Pa mi genio”, que decimos por aquí, mal pero mal…ma
l. Es muy incapacitante y
no me permite moverme todo lo que quisiera, pero con la que está cayendo como
para quedarse una quieta.
NO ES TIEMPO DE LAMENTARSE
No es tiempo de lamentarse. ¡Arriba
celiacos, intolerantes a la lactosa, con dermatitis herpetiforme, alérgicos al
anisakis y al níquel y con un esguince en una rodilla! Siempre hay cosas peores.
ENLACES RELACIONADOS
 

2 thoughts on “Celiaquia y otras compañías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *